La arquitectura ha sido fiel acompañante del progreso de la humanidad.

Desde el hombre de las cavernas, los crómlech, los monumentales monolitos mesoamericanos de época prehispánica, los templos romanos, recintos religiosos y políticos que, hoy después de medio siglo, siguen siendo admirados por turistas de todo el mundo, hasta conjuntos habitacionales sobre el mar o impresionantes edificaciones con asombrosas estructuras verticales.

Centro histórico de Querétaro

La cuidad de Querétaro es rica en arquitectura de estilo barroco y churrigueresco en todo el casco histórico. La mayor parte de su acervo arquitectónico se debe a las órdenes jesuitas y franciscanas, entre otras, que establecieron sus conventos, catedrales y monasterios en la época colonial.

“La belleza en la arquitectura, el valor estético que el espacio aporte al entorno es el mayor impacto que puede tener una obra, pues en el mayor de los casos, dichos recintos suelen ser construidos para un sector específico de la población, por lo cuál muchos se limitan a apreciar la belleza del espacio, sin conocer la forma en que este funciona, o las sensaciones que genera en su interior”.

Basta con solo adentrarse en caminata en las calles del centro histórico, para deleitarse en casi cada cuadra, con algún jardín o una agradable fachada ad hoc con la comentada época.

La impresionante y excéntrica ornamentación del ex convento de Santa Rosa de Viterbo, o el estilo Art Nouveau impreso en algunas de las edificaciones que enmarcan el tranquilo y siempre agradable Jardín Zenea, por mencionar sólo algunos.

Valor estético

Uno de los grandes teóricos de la arquitectura moderna, quien es también, considerado el padre de la teoría de la arquitectura, es el mexicano José Villagrán, quien en intachable trayectoria formando y dirigiendo diversas organizaciones en pro del desarrollo hospitalario, espacios públicos y educativos dejó su legado estableciendo los principales valores de la arquitectura, de los cuales, tomamos referencia el valor estético.

 

“Esta es una cosa que llamo fea porque no se enfoca sino a lo agradable, descuidando lo buena.”

Condiciona así lo bello en arquitectura a lo buena, lo útil o lo conveniente.

-PLATÓN

En un mundo dominado por la necesidad de la inmediatez y los procesos tan estandarizados en prácticamente todos los rubros, es muy común encontrarse hoy en día con lo que yo llamo la anti-arquitectura que erróneamente ha sido justificada con el término “minimalista”.

Hoy en día es tan sencillo proyectar un espacio en cualquier software de modelado digital, y el argumento de “es que mi proyecto es minimalista” no deja de sonar en arquitectos, proyectistas y constructores, donde en realidad se está justificando ya sea un déficit de creatividad o de presupuesto ( o ambas en el peor de los casos) generando espacios que tienen un nulo aporte del mencionado valor estético.

 

 

 

 

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here